Biodiversidad, Medio Natural y Bienestar Animal

La Comunidad de Madrid posee un medio natural extraordinariamente rico y variado, que se extiende desde las cumbres de la Sierra de Guadarrama hasta las fértiles vegas del Tajo, el Jarama y el Henares.

Madrid, pese a ser una de las Comunidades territorialmente más pequeñas y con mayor densidad de población, cuenta con extensos bosques de pino silvestre y piñonero, grandes robledales, hermosas dehesas de fresnos únicas en España y una gran superficie cubierta de encinares, entre los que destaca el Monte de El Pardo a las puertas mismas de la capital. En recónditos enclaves de las montañas se conservan hayedos y abedulares, testigos de un pasado con clima diferente, y en los valles más bajos, donde remotos mares dejaron su huella, se encuentra un rico patrimonio florístico de extraordinario valor científico.

Esta riqueza natural es de primordial importancia para el bienestar de los madrileños, pues además de ser el soporte físico de todas nuestras actividades, nos provee del agua que bebemos, oxigena y limpia el aire que respiramos, produce alimentos que comemos y nos ofrece amplio espacio para el esparcimiento.

En el momento actual, la conservación y buen uso de esta riqueza no está asegurada. Bajo los gobiernos del PP, el territorio de la Comunidad de Madrid ha sufrido un profundo deterioro.

Frente a esta visión el POSE-M contrapone una visión y un proyecto que no renuncia a la calidad del territorio cualquiera que sea su uso, que supera la vieja dicotomía de protegido frente a no protegido, que protege, conserva usa y restaura teniendo en cuenta los intereses de los ciudadanos. Una visión y un proyecto que su Organización Sectorial de Medio Ambiente concreta, entre otras, en el desarrollo de trabajo en las siguientes líneas de actuación:

  • Trabajar para reformar la Ley del Suelo y dotarla de un fuerte contenido ambiental que garantice el uso sostenible del territorio.
  • Elaboración de una propuesta socialista de una Red de Áreas Protegidas, que englobe la totalidad de la Red Natura 2000 dotándolas de la base jurídica y los instrumentos de planificación, gestión y participación pública necesarios para su conservación.
  • Puesta en valor del dominio público al servicio del uso recreativo, la restauración de los bosques de ribera y la creación de una Red de Corredores Ecológicos entre los espacios incluidos en el Red de Áreas Protegidas.
  • Recuperación de las especies amenazadas en la Comunidad de Madrid.
  • Lucha contra especies exóticas invasoras.
  • Protección animal en cumplimiento de la Directiva europea
  • Potenciar la participación de todos los sectores sociales y de las organizaciones ciudadanas en la preservación de nuestro patrimonio natura.