UN PATRIMONIO EN PELIGRO EL CANAL DEL GUADARRAMA Y LA PRESA DEL GASCO UN SUEÑO DE LA RAZON ILUSTRADA

Autor: Mariano Gómez Isern

A final del siglo XVII germina una corriente filosófica y política, LA ILUSTRACIÓN, que provoca un cambio de paradigma basado en LA RAZÓN, EL PROGRESO Y LA FELICIDAD. Las Ideas ilustradas que critican al Antiguo Régimen calan en las clases sociales bajas, que reclaman cambios sociales profundos, produciéndose una crisis social y política que provoca la burguesa revolución francesa. La burguesía adquiere poder económico, enriquecida por el comercio y la artesanía, pero no político, y poco a poco va accediendo a puestos en la nobleza.

España no es una excepción y los cambios sociales tendrán su reflejo en el cambio de dinastía en los inicios del XVIII, al morir sin descendencia Carlos II de Austria. Tras una guerra internacional llega al trono de España la dinastía de los borbones (Felipe V), influenciados por el despotismo ilustrado. En  1734 Carlos III adviene al trono español a los 70 años, a la muerte de su hermanastro Fernando VI.

Carlos III se rodea de los ministros italianos que le habían servido en Nápoles, defensores de profundas reformas: libertad económica, desamortización eclesiástica, etc., ellos serán los que van a dirigir en realidad España, con los principios del despotismo ilustrado. Entre otras iniciativas destacan:

  • La creación del Banco de San Carlos, (que sería después el público Bco. de España), y financió, entre otros proyectos, el Canal del Guadarrama.
  • El establecimiento del servicio militar obligatorio, con un sistema de quintas.
  • Dentro de las reformas, las más necesaria es la red de transportes.

Sin embargo, de la época de Fernando VI son el plan Ward, un sistema radial de carreteras que perdura actualmente y la construcción de el puerto del León y el Camino Real, actual carretera del Escorial.

EL CANAL

CARLOS LEMAUR ingeniero militar francés, llega a Madrid en 1750 recomendado por el embajador francés. Es contratado por la Corona Española y se le asigna la construcción del CANAL DEL GUADARRAMA, englobado en un proyecto llamado CANAL DEL ATLANTICO, que pretendía unir Madrid, por medio de un canal navegable, con Sevilla y el Guadalquivir.

A su llegada a España, Lemaurcomienza a construir fortificaciones de costa y carreteras, colaborando con el Canal de Castilla y construyendo el paso de Despeñaperros.

Contando con 70 años de edad se le encarga el Canal del Guadarrama. Poco tiempo después de presentar el proyecto, en 1785, Carlos Lemaur fallece y sus hijos asumen la dirección de obra.

La primera pieza del proyecto del Canal del Guadarrama, que tenía 711 kms. de recorrido hasta Sevilla, era LA PRESA DE EL GASCO. Su función era suministrar agua al CANAL DEL MANZANARES, que ya estaba en construcción y era la primera parte del CANAL DEL ATLÁNTICO, pero también trasladar a Madrid piedra y combustible (carbón vegetal).

Los problemas empezaron cuando la obra precisó de más mano de obra, que llegó de más lejos de Las Rozas y su entorno. Se tuvo que recurrir al Ejército pero no fué insuficiente y se reclamó a los presos condenados a trabajos forzados, a los que se vestía con un traje de color plomo (emplomado) y se les engrilletaba por los pies, llegando a trabajar en la obra 2000 trabajadores vigilados por una policía especial.

Se calculaba que todo el proyecto (Madrid-Sevilla), que sería pagado con el 1,5% de la plata que llegaba de América, tardaría en hacerse entre 16 y 18 años, pero transcurridos 10 años solo se había construido desde la presa hasta Las Rozas.

La PRESA debería medir 93 metros de alto, 72 de espesor en la base y 251 metros de largo y tener una capacidad de almacenar agua de 22,5 millones de litros. Se llegaron a construir 54 metros de altura, de forma que se consumó un poco menos de la mitad. El desnivel entre la presa y el Manzanares se salvaría por 17 esclusas, de las que no se realizó ninguna. La presa se compone de 2 muros transversales que crean celdillas rellenas de piedra y cal.

En el año 1788, tras un año de trabajos, se publicó un informe donde se daba cuenta de las obras: “se habían construido 26,6 km. de canal y otras tantos de contrafoso, que incluían 37 acueductos de mampostería y sillería (4 menos que los proyectados)”.

En 1787 el Banco de San Carlos accedió a financiar las obras, que  estuvieron marcadas por las adversidades, incluida una epidemia de paludismo y, como remate, una fuerte tormenta que la noche del 14 de mayo de 1799 derrumbó parte del muro meridional de la presa cuando ya se habían construido 54 metros. La presa se consideró irrecuperable y se abandonaron las obras.

Según se afirma en el estudio realizado por Teresa Sánchez Lázaro, la presa de El Gasco estaba mal proyectada y, dada la geometría de su sección, se hubiese venido abajo antes o después, incluso en pleno periodo de construcción.

Los vestigios más importantes del CANAL son el cajeado, que se mantiene prácticamente entero, y las obras de fábrica realizadas a lo largo del canal. Se trata de pequeños acueductos, a través de los cuales se daba paso inferior a los riachuelos con los que el canal se cruzaba.

Aunque el Banco de San Carlos presentó estos resultados como un rotundo éxito, tan solo se habían ejecutado 26 km. de los casi 50 que había hasta el puente de Toledo, punto donde debía enlazar con el Canal del Manzanares, además de que en la presa apenas se habían empezado las obras.

A lo largo del siglo XIX se proyectó recuperar el Canal, lo que fracasó por falta de dinero. En la Guerra Civil, durante la batalla de Brunete y la de la carretera de La Coruña, estando en retaguardia de la República, el canal se utilizó como pista militar para transporte, ya que se encontraba fuera de la observación del enemigo y de su fuego de artillería.

 En la Dehesa de Navalcarbón de Las Rozas podemos encontrar restos del Canal y 2 acueductos de mampostería,  aunque ese tramo hace años fue alterado para construir un canal navegable para practicar piragüismo, que nos sirve para hacernos una ligera idea de cómo habría sido el Canal del Guadarrama si hubiese llevado agua.

El 23 de abril de 2019 el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid anunció que se abría el expediente para declarar Bien de Interés Cultural, en la categoría de Paisaje Cultural, a la Presa de El Gasco y el Canal de Guadarrama

Era la culminación de un proceso que comenzó en 2012, y que fue impulsado por la sociedad civil y el PSOE a través de los grupos municipales de los municipios de Las Rozas de Madrid, Torrelodones y Galapagar.

La protección de La Presa de El Gasco y el Canal del Guadarrama, a través de su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) o Bien de Interés Patrimonial (BIP), supone que cualquier actuación que se pretenda llevar a cabo sobre ellos deberá ser autorizada previamente por la Dirección General de Patrimonio Cultural.

Sorpresivamente, en marzo del 2020 la Comunidad de Madrid, decide  que La Presa de El Gasco y el Canal de Guadarrama se queden sin protección, al desistir de continuar con el expediente para declararlos BIC, en la categoría Paisaje Cultural.

 “Para los socialistas, la decisión tomada por el ejecutivo autonómico es absolutamente arbitraria y vergonzosa y supone una manifiesta irresponsabilidad al dejar sin protección dos elementos fundamentales de nuestro patrimonio histórico y cultural”.

¿Por qué un año después de cerrarse el expediente se paraliza la tramitación del expediente para declararlo BIC? ¿Puede estar detrás de esta decisión El proyecto Kodak?

“Es sin duda un día triste para la cultura y el patrimonio, ya no de los tres municipios, sino de toda la Comunidad de Madrid. No dudamos en calificar esta decisión como absolutamente vergonzosa y una buena muestra de la forma de gobernar tanto del PP como de su socio, Ciudadanos”.

Hay  implicaciones urbanísticas detrás de la decisión del gobierno regional, sobre todo, después de dar la luz verde al proyecto de urbanización de la antigua factoría de Kodak.

El BOCM del 7 de febrero de 2020 publicó el acuerdo de la Junta de Gobierno de Las Rozas de Madrid que el 20 de diciembre de 2019 autorizaba el proyecto, donde se desestimaban las alegaciones. Con ello, se aprobaba definitivamente el proyecto de ejecución urbanística de Kodak.

“El proyecto de urbanización aprobado en los terrenos de la antigua fábrica de Kodak supone arrasar más de 1000 árboles y enterrar parte del Canal de Guadarrama”.

De acuerdo con los datos de la Asociación La Encina de Las Rozas, en los antiguos terrenos de Kodak la constructora prevé levantar más de 700 viviendas, además de oficinas – unos 56.800 metros2– y la tala de algo más de 1.000 árboles, lo que supondrá enterrar parte del Canal del Guadarrama, en el  este tramo de 840 metros del Canal, que discurre en la finca a urbanizar.

Si no pudiste ver en directo este interesante evento, puedes verlo a través de nuestro canal de Youtube en el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=69lmlj-tgyE

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.