LA ECONOMÍA CIRCULAR PODRÍA IMPULSAR EL EMPLEO Y REDUCIR LA EXTRACCIÓN DE MATERIAS PRIMAS PARA 2030

Una economía circular produce cambios importantes en la producción y el consumo y puede tener efectos de largo alcance tanto en la economía como en el medio ambiente. Si bien todavía se tienes que superar muchas barreras tanto de culturales, como políticas para que pueda desarrollarse plenamente una economía circular. El desarrollo de este modelo económico además de los benéficos ambientales, también podría generar un crecimiento económico, bienestar social y creación de empleo.

Según un nuevo estudio realizado por el Programa de Ecología Industrial de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, realizado sobre 200 grupos de productos, que representan 163 industrias y con horizonte 2030, el desarrollo de una economía más circular podría reducir los niveles globales de extracción de materias primas en un 10% para 2030. También podría generar un ligero aumento en los niveles generales de empleo, pero los tipos de trabajos disponibles cambiarían significativamente, alejándose del trabajo de baja y mediana calificación en los sectores de manufactura y minería y abriendo más oportunidades para los de mediana y alta calificación. puestos de trabajo en el sector de servicios (https://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/acs.est.9b01208).

La investigación realizada por la Universidad Noruega, se basa en un escenario a 2030, en el que:

  • La producción industrial en un 65% se realiza a partir de materiales reciclados y tan solo un 35% de la producción se realiza a mediante materias primas. Este escenario supondría revertir la situación actual, donde el uso de materias primas, como los minerales metálicos, tienen una participación promedio de alrededor del 65% en la producción industrial.
  • En segundo lugar en este escenario se parte del supuesto en el que los bienes serán diseñados y fabricados para ser más duraderos, a fin de reducir la cantidad total de materiales consumidos y se fomenta la actualización frente al reemplazo del producto. En este sentido se plantea un aumento anual del 1% en la eficiencia en el uso de materiales en todos los grupos de productos.
  • Por último plantea un incremento de la reparación, reutilización e intercambio de bienes. Supondrá la expansión del sector de servicios y conducirá a una caída del 1% anual en la demanda de bienes.

Los resultados de la investigación concluye que en 2030, en este escenario, se extraería en general aproximadamente un 10% menos de materia prima en todo el mundo. Pero este porcentaje varía según el material que se analice, por ejemplo, se prevé una caída del 27% en la extracción de metales, un 8% en productos forestales y una caída de aproximadamente el 7% en minerales no metálicos.

En la mayoría de los países, el escenario presentado en el estudio muestra un pequeño aumento en los niveles generales de empleo alrededor de un 3%. Sin embargo, los resultados revelan grandes cambios en los sectores generadores de empleo en el futuro con un desplazamiento de los empleos de la minería y la fabricación hacia industrias de servicios como la reparación y el alquiler.

También estiman que es probable que este cambio de la estructura del empleo beneficie en particular al empleo de las mujeres, dado que la pérdida se produce sobre todo en sectores altamente masculinizados y el incremento se genera en sectores en donde tienen una mayor presencia. Por otro lado también estiman una caída en los trabajos de baja a mediana calificación que suelen ocupar los hombres, especialmente en las economías asiáticas, donde se encuentra una gran cantidad de empleos de baja calificación en la manufactura. Esto supone que será necesario volver a capacitar a los trabajadores para crear una fuerza laboral capacitada capaz de asumir los desafíos de una economía circular.

También te podría gustar...