DIA MUNDIAL DEL AGUA “Agua y cambio climático, el gran desafío “

Juan Alberti Uriarte

OSMA-PSOE Madrid

Naciones Unidas elige el 22 de marzo como día mundial del agua para recordarnos que el derecho al agua libre de impurezas y accesible para todos es parte esencial del mundo en el que queremos vivir.

Para recordarnos que el derecho al agua limpia y al saneamiento es un derecho humano al que el 25% de la población mundial no tiene acceso pese a que hay suficiente recurso en el mundo como para que logremos este sueño.

También nos recuerda que el objetivo 6 de los ODS 2030 es precisamente ese, AGUA LIMPIA Y SANEAMIENTO.

Y precisamente en estos días en los que padecemos la pandemia del COVID 19 y en la que se nos aconseja constantemente por las autoridades que se combate fundamentalmente lavándose las manos con frecuencia, toma especial relevancia la idea de las enfermedades que podría evitarse en el 25% de la población mundial en el caso de que estos dispusieran de una fuente de agua potable, 1.000 niños mueren diariamente en el mundo debido a enfermedades diarreicas asociadas a la falta de higiene.

En España se considera que el 86% de la población censada tiene disponible agua de calidad sanitaria acorde con los parámetros establecidos en la normativa española, según datos del Ministerio para la Transición Ecológica, el 99,5% del agua es apta para el consumo, es decir, hay en España un importante número de personas que no tienen la disponibilidad de lavarse las manos frecuentemente como medida de prevención ante el COVID 19, la pobreza hídrica es, todavía, un grave problema en España, por eso entre las primeras medidas que adopta el Gobierno es precisamente que no se puedan producir cortes de agua por impago durante la situación de Estado de Alarma decretado, garantizar el abastecimiento de al menos 100 litros diarios por persona y día en forma gratuita es uno de los grandes objetivos que aún tenemos que alcanzar.

Por eso el Sindicato UGT recuerda con motivo de este día mundial del agua:

  • La urgencia de actuar con políticas globales concretas para evitar la escasez de este recurso esencial y garantizar el cumplimiento de los ODS, que incluyen además de agua limpia y saneamiento, el fin de la pobreza o hambre 0.
  • En nuestro país es preciso un Gran Pacto Social por el Agua, consensuado con las organizaciones sociales, sindicales y los partidos políticos.

Para 2020, el lema elegido es “Agua y cambio climático, el gran desafío” y toma especial relevancia en nuestro país, que es muy sensible a las consecuencias del cambio climático en sus reservas hídricas, las largas sequías están provocando el avance del desierto y casi la mitad del territorio tiene un importante deficit hídrico, de como se gestione el recurso dependerá la capacidad de nuestra sociedad de garantizar el abastecimiento y saneamiento en el futuro.

En estos días, y con motivo del COVID 19 estamos sufriendo las terribles consecuencias de las políticas seguidas en los últimos años con la Sanidad Pública, de un lado los recortes y de otro las privatizaciones, pues bien, ese mismo fenómeno se ha producido con la gestión del abastecimiento y saneamiento del agua.

Más de la mitad de la población tiene privatizada la gestión del agua en su territorio, habiendo pasado a manos privadas el “negocio del agua” mientras que se han producido enormes recortes en las inversiones públicas.

En el caso de la Comunidad de Madrid en la que toda la gestión del agua está en manos del Canal de Isabel II podemos comprobar que desde 2008 no se han realizado inversiones significativas en las plantas que garantizan el abastecimiento de agua potable a la Comunidad, tampoco corrieron mejor suerte las plantas de tratamiento de aguas residuales, pese a que la población creció en 400.000 habitantes durante ese período, 12 años sin ampliación ni modernización de las instalaciones no parece que permita ser muy optimista en cuanto al estado de las mismas.

Lo que pasaría en caso de una emergencia hídrica no es difícil de imaginar, recortes y privatización son los ingredientes perfectos para la crisis.

Urge, por tanto, la remunicipalización de la gestión del agua en todo el territorio, de forma que sea el Estado el garante del Objetivo 6 de Naciones Unidas:

“Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos”

También te podría gustar...