LOS RÍOS MADRILEÑOS, COLAPSADOS

José Gómez Moreno

Ambientólogo

La práctica totalidad de los ríos madrileños pertenecen a la cuenca del río Tajo, el más largo de la península ibérica y, de su tamaño, el más castigado y olvidado desde hace décadas en España.

Los gobiernos autonómico y de la capital han abandonado a su suerte a los grandes ríos de la Comunidad de Madrid, y son, ya desde hace décadas, el emblema del desprecio de los populares por el medio natural madrileño.

La capital sigue convirtiendo el río Jarama, y por consiguiente el Tajo, en dos de los ríos más emponzoñados de Europa, a causa de la enorme carga de contaminantes, mientras el Canal de Isabel II sigue cobrando a los usuarios una tasa descomunal por una depuración a todas luces insuficiente:

La insostenibilidad del Trasvase Tajo-Segura, que lleva 40 años arrebatando al Tajo cinco sextas partes de su caudal original, no encuentra freno por parte de la Administración regional, que tiene parada desde la pasada legislatura la tramitación de la Propuesta No de Ley que la totalidad de la oposición aprobó para elevar al Congreso de los Diputados esta injusticia. Las zonas de baño, descatalogadas y abandonadas.

La totalidad de los ríos madrileños, también abandonados a su suerte tras cumplir con el abastecimiento urbano, parecen no tener ya importancia para la política ambiental regional:

  • Las especies invasoras acuícolas se expanden y a veces incluso se beneficia su propagación mediante concursos de pesca sin muerte. un 90 % de las especies que pueblan nuestros ríos son extranjeras y algunas con un marcado carácter destructivo e invasor.
  • Las especies de aves invasoras, como las ocas domésticas y patos amazónicos, interfiriendo en los procesos ecológicos esenciales.
  • Las tortugas de Florida, diseminándose por ríos, parques e incluso fuentes.

Y ¿qué decir de la limpieza de basuras, vertidos y escombros? Madrid sufre una plaga como no se conocía desde los años 80 del pasado siglo, y de nuevo las administraciones mirando hacia otro lado.

Porque los ríos son más que canales y cloacas, Madrid se merece otro trato ambiental.


¡Por unos ríos madrileños sanos y limpios!

También te podría gustar...