Municipios Madrileños Por El Clima

El pasado 10 de Diciembre en el marco de las acciones de la COP25 celebrada en Madrid, alcaldes y concejales socialistas suscribieron el siguiente manifiesto por el clima

El cambio climático es sin duda el mayor reto para el bienestar y la propia existencia de la
humanidad. Los informes del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático
(Intergovernmental Panel on Climate Change o IPCC) han venido demostrando científicamente
que la actividad humana es la causante del Cambio Climático y que un el aumento de la
temperatura por encima de los 2Cº, tendrá graves consecuencias para la salud, la economía, el
medio ambiente y el bienestar social, transformando la vida de las generaciones futuras.
La Conferencia de París sobre el clima, celebrada en 2015, a través de un acuerdo que implica
a 195 países, reconoce la gravedad de estos hechos, establece objetivos de mitigación de
emisiones y llama a la responsabilidad de todos.


En este sentido se ha vuelto a manifestar la Cumbre sobre el Clima en su reunión en Nueva York
en septiembre de 2019. En ella muchos países, entre ellos España, junto con entidades locales
y grandes empresas han adquirido el compromiso de actuar de manera firme en reducir
las emisiones de gases de efecto invernadero y en desarrollar acciones para adaptarnos
a la nueva situación climática.


También hemos asistido durante la última semana de Septiembre de 2019 a las denominadas
marchas por el clima, que han movilizado en las calles a miles de manifestantes pidiendo a los
gobiernos que tomen medidas de manera inmediata en materia de Cambio Climático.
Las conferencias de París y Nueva York subrayan también la necesidad de dar voz y
responsabilidad a la ciudadanía, a través de adecuados instrumentos de gobernanza, y el papel
necesario de las regiones, dado que muchas de las políticas a implementar han de plantearse y
gestionarse a esa escala.


La consecuencia más inmediata es la necesidad de promocionar de manera urgente una
economía descarbonizada, circular, eficiente en el uso de recursos naturales, y en especial en el
uso de la energía.


Hay dos grandes bloques de actuación directa: mitigación y adaptación. Las políticas de
mitigación, necesarias para evitar un aumento de la temperatura por encima de los 2ºC, no
deben hacer olvidar que el cambio climático ya es una realidad y que por tanto también tenemos
que tomar medidas para adaptarnos. Las políticas de adaptación serán necesarias para
asimilar los efectos seguros del cambio climático, minimizar los problemas futuros y promover
municipios más resilientes.

Las consecuencias de la variación de temperatura, que ya se da por segura, van a tener una
incidencia muy negativa en toda España, y de manera muy significativa en la Comunidad de
Madrid. En el horizonte de los próximos treinta años las reducciones previstas en las
precipitaciones medias, o el crecimiento en las temperaturas máximas a lo largo del año (y en
especial en verano), van a crear serios problemas de salud, que se concretan en el suministro
de agua, en las condiciones de calidad del aire en nuestras ciudades o en la habitabilidad de las
mismas. Por otra parte, la variación de esas condiciones ambientales convertirá nuestros
ecosistemas en vulnerables a especies foráneas, algunas de las cuales podrían provocar la
aparición de enfermedades hasta ahora inusuales en nuestro país.
Estos afectos apuntados, así como la larga lista de los que nos informa la comunidad científica,
hacen imprescindible:


‐ Un esfuerzo en materia de mitigación. En su condición de grandes consumidores de
materiales y energía, bien como consumidores directos o de las empresas localizadas
en sus términos municipales, los municipios de la Comunidad de Madrid tienen una
clara responsabilidad sobre los niveles de emisión de toda España. Reducirlos es no solo
una necesidad para todos, es también una responsabilidad moral como mecanismo de
reequilibrio interterritorial.
‐ Un esfuerzo en adaptación. Las condiciones que se dibujan hacia el futuro
comprometen los actuales niveles de bienestar, y ponen en cuestión la propia
habitabilidad de la región. Pequeñas acciones locales que promuevan la adaptación a
los efectos futuros del cambio climático, requerirán de menores inversiones en el futuro.
‐ Un constante trabajo de comunicación, difusión y participación ciudadana. El cambio
climático es un problema creado por nuestro estilo de vida, lo que implica que
tendremos que cambiarlo, y eso solo será posible con la concienciación y la participación
de toda la sociedad.
Ya nadie duda que la acción ha de ser de toda la sociedad desde el gobierno central hasta la
empresa, pero sobre todo la acción de los gobiernos locales resulta esencial dada su proximidad
al ciudadano. Los gobiernos locales han de jugar un papel proactivo.
Las políticas locales y sus actuaciones son claves para la mitigación y la adaptación: las
acciones sobre vivienda, urbanismo o movilidad son eminentemente locales, pero tienen
serias consecuencias globales y han de ser coordinadas a mayor escala.



Los Alcaldes y Alcaldesas socialistas, y el conjunto de los concejales/as socialistas,
adquirimos el compromiso de desarrollar las siguientes medidas a fin de contribuir
desde la acción local a afrontar con garantías el reto global del cambio climático:


1.‐ Medidas para la promoción de las energías renovables en entornos
locales.
1.1.‐ Lucha contra dependencia energética: la promoción de parques de vivienda pública
tendrá en cuenta la presencia de instalaciones de autoconsumo y la promoción de
energías renovables que permitan reducir la factura de electricidad.
1.2.‐ Lucha contra la pobreza energética: potenciaremos programas municipales que
apoyen a las familias más vulnerables en la dependencia energética.
1.3.‐ Las construcciones u obras públicas nuevas se diseñarán y ejecutarán teniendo en
cuenta criterios de bajo consumo, eficiencia energética, mejora del aislamiento y uso
de energías renovables. Estas condiciones deberán ser incluidas en los pliegos de
condiciones técnicas.
1.4.‐ Se desarrollarán programas de ayudas para incorporar las energías renovables en
las industrias locales. Así como el fomento de la contratación bilateral de energía
eléctrica con entrega física y al amparo de lo recogido en el Real Decreto 2019/1997.
1.5.‐ Se revisará la normativa municipal para eliminar las posibles trabas administrativas,
que puedan dificultar la instalación y posterior operación de sistemas de autoconsumo
privado a partir de energías renovables.
1.6. Se establecerán incentivos fiscales para cada propietario de vivienda residencial del
municipio que realice las obras de adecuación necesarias para la instalación de
instalaciones de auto abastecimiento. Aumentando el incentivo en casos determinados,
como actuación completa e integral, viviendas sociales, tipos de tecnología, proyectos
de ámbito local, etc.

2.‐ Medidas para la mejora de la eficiencia energética de los municipios
madrileños
2.1. Se elaborarán planes de movilidad sostenible que incluirán zonas de coexistencia
con preferencia peatonal, en calles residenciales, y zonas peatonales, con acceso
limitado a vehículos, en ciudades de más de 20.000 habitantes.
Municipios Madrileños Por El Clima
2.2.‐ Se impulsarán las auditorías energéticas en los edificios de las administraciones
locales, incluyen la optimización de la potencia contratada. Comprometiéndonos a llegar
a una renovación del 3% anual de la superficie edificada y climatizada del parque
edificatorio público con criterios rentabilidad óptima y de edificio de consumo de
energía casi nulo.
2.3‐ Se potenciarán soluciones urbanísticas de tipo natural que reduzcan la zona
asfaltada en favor de zonas verdes, con una vegetación urbana bien diseñada, una
reducción de las superficies urbanas no permeables y el uso de tejados y fachadas
vegetales en los edificios.
2.4.‐ Se potenciará el desarrollo de infraestructuras para la recarga de vehículos
eléctricos, así como la mejora progresiva de las flotas municipales y de transporte de
viajeros para reducir su huella de carbono.

3.‐Medidas para la integración ambiental de los municipios madrileños
3.1.‐ Se impulsará la formación para el empleo local en sectores productivos de la
llamada economía verde y circular y se potenciará la recualificación de los trabajadores
de los sectores más vulnerables o en reconversión.
3.2.‐ Se potenciará la compra pública verde e innovadora para la ecologización de la
economía.
3.3.‐ Se potenciará la gestión integral de residuos, promoviendo con políticas activas la
economía circular, por parte de la ciudadanía, así como la reducción de plásticos de un
solo uso y la instalación de ” puntos limpios” en cada municipio.
3.4.‐ Se potenciarán las iniciativas de buenas prácticas en el sector agrario y ganadero
que integren las políticas de adaptación contra el cambio climático y la protección de
la biodiversidad.
3.5.‐ Se potenciará la protección de la biodiversidad y los hábitats mediante la
promoción de figuras de protección que tengan en cuenta la minimización los efectos
del cambio climático y su utilización como corredores ecológicos.
3.6.‐ Se realizarán campañas de sensibilización y concienciación de la ciudadanía sobre
las consecuencias del cambio climático y las buenas prácticas a implementar a nivel
individual para mitigarlo.

También te podría gustar...